11 de abril de 2014

Viviendo dentro de un oso durante dos semanas

Como si fuera Luke Skywalker dentro de un tauntaun para soportar las bajas temperaturas del planeta Hoth, el artista francés de las inmersiones extremas Abraham Poincheval, esta realizando una performance llamada Dans La Peau de l'Ours (dentro de la piel del oso).

Instalado desde el día 1 de abril en el interior de la piel de un oso negro cazado en 2012, permanecerá allí hasta el domingo. Como el oso, Abraham se coloca en un estado de hibernación. Alimentándose de plantas herbáceas, bayas, insectos, miel y frutas. Allí come, duerme y va al baño situado en una de las patas del plantígrado.


La pieza está instalada en una sala del Musée de la Chasse et de la Nature, museo de París dedicado a la caza y la naturaleza. Desde el exterior para algunos turistas, el oso parece una pieza mas en medio de una sala de la galería.


Para seguir la aventura en directo de Poincheval el museo ha instalado una webcam, donde puedes ver como pasa los días, durmiendo, pensando y teniendo alguna charla ocasional con un vigilante o visitante.

No es la primera vez que este artista se encierra, ya en 2008 en Murcia, estuvo durante 20 días en un túnel a tres metros bajo tierra. Y en 2013 estuvo una semana dentro de un armario en Marsella.

Entradas relacionadas en Meridianos:
La Sombra del Oso
¿A qué sabe la carne de elefante?
Y lloverán osos polares
Marina Abramović: la artista está presente
Osos polares de colores
La fuente de mercurio que estuvo junto al Guernica de Picasso
Francis Bacon, su última visita al Prado
La mano de un oso pardo lleva 400 años clavada en la puerta de una iglesia en Ávila
Estampida de esqueletos en el museo

5 de abril de 2014

Estampida de esqueletos en el museo


Desde que se inauguró en 1898 como parte de la Exposición Universal de París, todo aquel que entra en la Galería de Paleontología y Anatomía Comparada (Galerie de Paléontologie et d'Anatomie comparée) y recorre tan impresionante sala, ha quedado sobrecogido ante el desfile de las fascinantes criaturas que habitan este lugar.



Avalancha de blancas osamentas que te dejan con la boca abierta como a un niño asombrado. Una estampida de tibias, calaveras y costillas de seres esqueléticos que te rodean por todas partes.

Un imponente ejercito de más de mil esqueletos de todo tipo de vertebrados, que abarrota la galería de pared a pared. Un escuadrón perfectamente alineado, que desfila atento a las ordenes del homo sapiens que nos recibe a la entrada.


Una nave del Museo Nacional de Historia de 2500 m² en dos plantas abarrotadas, de fósiles de dinosaurios y huesos de animales capturados en las grandes expediciones del siglo XVIII y XIX por viajeros naturalistas.

Entradas relacionadas en Meridianos:
Un mini museo en tu escritorio
El trono de cuerno de unicornio del Reino de Dinamarca
El diseño de la torre Eiffel se inspiro en el fémur
El museo más grande del mundo está vivo
La Familia Sagrada a lomos de un dinosaurio
El lugar donde acaban los reyes: El Pudridero
La mayor colección de aves del mundo
Francis Bacon, su última visita al Prado

4 de abril de 2014

Pablo Novak, el último habitante de Villa Epecuén


La madrugada del 10 de noviembre de 1985 se rompió el dique que protegía Villa Epecuén, de la laguna salada que la rodeaba.



Una inundación que dejo sumergido el pueblo bajo 4 metros de agua y que provocó la huida de sus 1500 habitantes.


Pintoresca villa turística, de la Provincia de Buenos Aires (Argentina), que en su mejor época era el lugar de veraneo de hasta 25.000 turistas, muchos de ellos judíos. Veraneantes que venían atraídos por las propiedades curativas de sus aguas, cuyo grado de salinidad es similar a las del Mar Muerto.

Una villa de lujo que llegó a tener 185 hoteles y cuyas calles ya en 1993 quedaron anegadas bajo más de 10 metros de agua.




Ahora el color mortecino del salitre cubre las cientos de casas en ruinas y las avenidas con árboles secos por donde sólo pasea un único habitante.


Todos se fueron excepto uno, Pablo Novak, el protagonista de esta historia.


Casi 30 años después, Pablo vive en esta atlántida moderna que ahora parece resurgir de las aguas. En los últimos 10 años debido a las fuertes sequías el agua ha retrocedido y pronto todas las ruinas saldrán a la superficie.

Todo lo que queda ahora se ha convertido en la casa de Pablo, y un lugar para sus recuerdos.




Entradas relacionadas en Meridianos:
Times Beach, el pueblo contaminado
Holy Land U.S.A, un parque temático bíblico abandonado
Craco, el pueblo fantasma
Una ciudad egipcia enterrada en el desierto californiano
El último hielero del Chimborazo
Teufelsberg, La Montaña del Diablo
Cristina Calderón, la última portadora de las palabras del fin del mundo
El pueblo dividido de Adidas y Puma
Kolmanskop, una ciudad alemana abandonada en el desierto de Namibia
Agustín, el hombre en silla de ruedas que lleva construyendo un helicóptero desde 1958

¿Cómo se vería la Luna si fuera una bola de discoteca?

Foto Michel de Broin
Si la Luna fuera una enorme bola de discoteca, el resultado no sería tan impactante como en un principio podríamos esperar. Sin embargo si la Luna estuviera en la misma órbita que la Estación Espacial Internacional (ISS) la cosa cambiaría. Obviando que a esa distancia la fuerza de la gravedad atraería a nuestro satélite hacia la superficie de la Tierra, veríamos un impresionante espectáculo en el cielo.



Bonus Extra: Cómo se vería un enorme plátano si estuviera en la órbita de la ISS.

Entradas relacionadas en Meridianos:
La ilusión de la Luna
Tropiezos en la Luna
Planetas vistos desde la Tierra como si estuvieran a la distancia de la Luna
Mi primer viaje espacial
La salida de la Luna en tiempo real
Hay cuatro lunas en esta foto
La Luna, maravilloso corto del estudio de animación Pixar