29 de marzo de 2015

El sonido olvidado de las trompetas de Tutankamón



26 de noviembre de 1922, Howard Carter descubre una puerta oculta de la tumba del rey Tutankamón que llevaba sellada más de 3.000 años. Tras hacer un pequeño agujero en la pared, acerca una vela para asegurarse de que el aire que sale es respirable y exclama su famosa frase: «Veo cosas maravillosas».

Derribada la puerta tapiada entran por fin en la cámara y lo que ven supera todo lo imaginable. Incluso consigue fotografiar algunas ofrendas de flores, que al tocarlas se desintegran.

Sello intacto durante 3245 años. fotografiado por Harry Burton.

La sala esta abarrotada hasta el techo de mobiliario funerario y asombrosos objetos rituales. Divanes, tronos, carros de guerra, vasijas con alimento, todo lo que un faraón podría necesitar para vivir espléndidamente en el mas allá. 5.398 objetos que llenaran museos enteros. Desde la célebre máscara funeraria de oro, al más humilde y minúsculo colgante, cuenta de vidrio o trozo de lino. Tantas cosas que se tardaran casi diez años en trasladar e inventariar todo el contenido de la tumba.

La trompeta de Tutankamóm realizada en plata batida adornada con una flor de loto y una escena que representaba a los dioses guerreros Amón-Ra, Ra-Horajti delante de Ptah. 
Y de entre estas miles de piezas, que Carter pudo ver a la luz de las antorchas en la sala del entierro, había dos trompetas, una de plata con boquilla de oro y otra de bronce ambas envueltas en cañas. Instrumentos musicales militares, que permanecieron en silencio junto a la momia del joven faraón durante tres milenios.

Nota manuscrita con la descripción de la trompeta de plata y oro realizada por el propio Howard Carter. Original que se guarda en el Griffith Institute de Oxford, 
Las dos están decoradas con símbolos marciales y escenas grabadas de los dioses Amón-Ra, Ra-Horajti que son recibidos por Ptah. Dioses guerreros identificados con campañas militares. En el interior de las trompetas o cornetas fueron encontradas unas bases de madera de forma muy similar a estas. Un centro que se sospecha servía como tapón o para proteger el fino metal de distorsiones, o para ayudar en la limpieza del tubo interior con un pedazo de tela.

En el exterior de la campana hay un panel que representa al joven rey usando la corona azul y sosteniendo el cetro del dios Heka, "el que activa el ka" la "fuerza vital. Está de pie ante una capilla que contiene la figura del dios Ptah bajo la forma de una momia.

En la inscripción se lee: "El Grande, Ptah, que esta al sur de su pared, Señor de la Verdad, Creador de todo lo que el rey recibe, Vida de Amón-Ra, Rey de todos los Dioses. Él que reclina su mano sobre el hombro del rey, detrás del dios con cabeza de halcón, Ra-Horajti, el buen dios, Señor del Oro"

Todas las figuras son representadas por debajo del símbolo jeroglífico que significa cielo y la línea básica que simboliza a la tierra.


Ambas trompetas similar en forma a las famosas vuvuzelas se exhiben desde su hallazgo hasta la actualidad en el Museo Egipcio del Cairo. Y fue allí en una de las salas del museo, y gracias a la insistencia de Rex Keating, pionero de la BBC que ayudó a convencer a las autoridades de la institución, que 150 millones de personas pudieron escuchar el sonido de las cornetas. Una grabación radiofónica extraordinaria, en una trasmisión para todo el mundo la tarde del domingo del 16 de abril de 1939.

Cinco minutos antes de iniciarse la emisión, las luces del museo se apagaron y todo quedó a oscuras. Y a la luz de las velas Keating inició el programa. Primero para dar contexto a la historia entrevistó a Alfred Lucas, uno de los últimos supervivientes del equipo de Carter y responsable de la restauración de los tesoros de Tutankamón. Lucas estaba nervioso, su preocupación era comprensible, ya que había participado en un anterior intento fallido de hacer sonar a la trompeta de plata delante del rey Faruq de Egipto. En aquella primera tentativa la preciosa trompeta se rompió probablemente debido a la boquilla moderna que se le insertó para sacarle sonido. Se restauró inmediatamente y sobrevivió a esta eventualidad

Tras la presentación llegó el momento, los oyentes permanecían atentos. El elegido para esta ocasión fue el trompetista James Tappern. Músico de la banda militar del 11.º regimiento de húsares reales del ejército británico.

Con gran solemnidad Rex Keating presentó a James y este hizo sonar las trompetas, primero la de plata y después la de cobre:



Y este sonido de marcha militar, convoca a la guerra según creen algunos como Zahi Hawass exministro de Antigüedades de Egipto y el egiptólogo Hassan Hala, conservador de la colección de Tutankamón en el Museo Egipcio. "Las trompetas tienen poderes mágicos y son capaces de desatar a los perros de la guerra." 

Una superstición asociada a la maldición de Tutankamón, la idea de que todo aquel que de alguna manera altere la calma de la tumba del joven faraón tendrá un destino funesto.

La verdad es que cinco meses después de la emisión de la BBC, el 3 de septiembre de 1939, Inglaterra entró en la Segunda Guerra Mundial.

El ministro de Estado de Antigüedades, Zahi Hawass, en una rueda de prensa mostrando las piezas del ajuar funerario de Tutankamón robadas del Museo Egipcio, durante la revolución de 2011.

Las trompetas también se hicieron sonar en 1967 antes de la guerra de los Seis Días, y en 1990 antes la guerra del Golfo. Más recientemente, un miembro del personal del museo del Cairo hizo sonar la trompeta de bronce ante una delegación japonesa una semana antes de la revolución egipcia de 2011. Esa misma trompeta de bronce fue posteriormente robada del museo durante los saqueos y disturbios egipcios.

La trompeta de bronce tras ser encontrada en una maleta abandonada en el metro de El Cairo. 

Semanas más tarde la trompeta junto con otras piezas, aparecieron en una maleta abandonada, hallada por casualidad en el metro de El Cairo por el arqueólogo Salah Mohamed mientras se dirigía al trabajo. Al ladrón aparentemente le costó venderla.
.
Vía:. 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9 y 10

 Entradas relacionadas en Meridianos:
Cómo tocar un instrumento beneficia a tu cerebro
"La flauta de la vergüenza" castigo por mala maestría musical
Compasión por el diablo

25 de marzo de 2015

Dioses, gallinas y adoradores del sol durante un eclipse

Svalbard, Noruega el viernes durante el eclipse.

20 de marzo 2015 en Longyearbyen, el pueblo habitado más septentrional del mundo y en donde nadie muere. En el archipiélago noruego de las islas Svalbard, en el océano Glacial Ártico. Un lugar en cuyo cementerio se dejó de enterrar hace 70 años, tras comprobar que los cuerpos no se descomponían a causa de la enorme capa de hielo que cubría los ataúdes.

Sköll y Hati lobos que perseguían a Arvak y Alsvid, caballos que tiraban del carro de la diosa Sól a través de los cielos.

Pues en este pueblo ártico con una sensación térmica de -25º C, donde la baterías de los móviles mueren congeladas, se reunió un 'grupo de adoradores del sol', que querían contemplar como el astro rey desaparecía durante unos minutos. Como en la mitología nórdica que la diosa Sól muere devorada por los lobos Sköll y Hati.

Un eclipse solar en la mitología nórdica, cuando la diosa Sól es perseguida por el lobo Sköll que quiere devorarla. 


Conjunción astronómica que fue captada en este espectacular vídeo, que tiene como banda sonora el sonido de los obturadores de las cámaras fotográficas y los gritos de asombro del público congregado. A los 30 segundos Venus comienza a hacerse visible en la parte superior de la imagen:


Junto con Svalbard, el otro único lugar en la tierra donde se pudo ver el eclipse solar total, fue en las Islas Feroe. Otro grupo de islas remotas donde se pudo disfrutar ademas, de un peculiar concierto en la oscuridad repentina del eclipse.

Y a pesar de las nubes, los turistas y residentes gritaron y aplaudieron cuando la luz del día se convirtió en noche durante casi tres minutos. Tiempo en el que los pájaros dejaron de trinar, los perros comenzaron a aullar y las gallinas creyendo que la noche había llegado repentinamente corrieron a refugiarse al gallinero. Ese día el gallo cantó dos veces al amanecer.


Entradas relacionadas en Meridianos:
Mitad gallo, mitad gallina
Un cerebro oculto en la Capilla Sixtina
¿Qué fue antes, el huevo o la gallina?
La historia de los cometas
La curiosa historia de cómo se descubrió que las cigüeñas emigraban
Los pirahãs, el pueblo sin tiempo
Espato de Islandia, la piedra solar de los marinos vikingos
El increíble salto al vacío de los gansos que nacían de los árboles
El síndrome de Jerusalén
Cómo los lobos cambian el curso de los ríos y las ballenas la composición de la atmósfera
Los últimos paganos de Europa
Antártida: Un año en el hielo y el Síndrome Polar T3

22 de marzo de 2015

Concierto de música heavy durante un eclipse solar


Concierto del grupo Hamferð que interpretó la canción Deyðir Varðarde, durante el eclipse solar total el 20 de marzo de 2015. Una ocasión única e irrepetible que la banda no desaprovechó para darse a conocer en el mundo entero. Espectacular videoclip grabado en el pueblo de Kvívík en las Islas Feroe, con música en directo de esta banda doom metal(subgénero del heavy metal que se caracteriza por su atmósfera lenta y pesada,de tonalidad oscura con riffs graves) lo ideal para un eclipse.


Grupo de la ciudad de Tórshavn, capital de este archipiélago en el Atlántico Norte, país autónomo de Dinamarca y cuyo nombre hace referencia a un término feroés que describe la imagen de los marineros náufragos que se aparecen a sus seres queridos.

Entradas relacionadas en Meridianos:
The Rolling Stones Rock & Roll Circus, el concierto olvidado
Un grafiti vikingo en la iglesia de Santa Sofía en Estambul
La historia de los cometas
El mayor espectáculo estelar de la civilización moderna
Compasión por el diablo
El mítico concierto de Pink Floyd en Venecia
Seis fenómenos celestes en una sola imagen
Espato de Islandia, la piedra solar de los marinos vikingos
La ley del mar: canibalismo de supervivencia
El legendario concierto de Pearl Jam en el Pinkpop Festival
Moondog, el vikingo de la Sexta Avenida

19 de marzo de 2015

9 consejos para realizar fotos increíbles

Sharbat Gula cuando tenía 12 años fotografiada por Steve McCurry.
9 consejos de composición que se ilustran con cautivadoras imágenes del legendario reportero gráfico Steve McCurry. Fotógrafo mundialmente conocido por ser el autor de la foto de La niña afgana, que apareció en la portada de la revista National Geographic en junio 1985.



Cada uno de los nueve consejos de composición fotográfica se muestra con imágenes de la obra de McCurry:
  1. Regla de los tercios, coloca puntos de interés en las intersecciones y los elementos importantes a lo largo de las líneas.
  2. Líneas principales, apóyate en las líneas naturales para dirigir la mirada a un punto. 
  3. Diagonales, las líneas diagonales crean gran movimiento.
  4. Encuadre, utiliza marcos naturales como puertas y ventanas, cualquier elemento que enmarque centro de interés nos permitirá enmarcar la foto.
  5. La figura de la zona, encuentra un contraste entre el sujeto y el fondo.
  6. Rellena el encuadre, acércate a los sujetos a fotografiar.
  7. Ojo dominante, coloca el ojo dominante en el centro de la foto.
  8. Patrones y repetición, los patrones son estéticamente agradables, pero es mejor cuando se interrumpe el patrón.
  9. Simetría, la simetría es agradable a la vista.
Pero como recuerda Steve McCurry: "La composición es importante, pero estas reglas están hechas para romperlas. Así que lo principal es disfrutar mientras se está fotografiando y la fotografía tomará su propio camino y su propio estilo."


Vía COOPH

Entradas relacionadas en Meridianos:
Planos que fueron fotografías
La mejor fotografía de la historia del rock
La fotografía de la década
La famosa fotografía trucada de Grace Jones
Radiografía de una foto
40 años cruzando el paso de cebra de Abbey Road
Seis fenómenos celestes en una sola imagen
La fotografía trucada de Hitler
Una imagen vale más que 500 mil millones de palabras
Fotografías antes de morir
La fotografía más famosa de un incendio forestal
La curiosa historia del póster de Farrah Fawcett
'Tennis Girl', una de las fotos más vendidas de la historia

16 de marzo de 2015

Collar de esclavo romano de 1700 años de antigüedad


Collar de hierro que llevaba colgado del cuello, un esclavo romano de hace 1700 años. Fotografiado en el Museo Nacional Romano, en su ubicación de las ruinas de las termas de Diocleciano.

En el medallón se puede leer la siguiente inscripción en latín, con la típica escritura continua (Scriptio continua): FVGITENEME CVMREVOLV VERISME DM ZONINO ACCIPIS SOLIDVM,  "He huido. Cógeme. Si me devuelves a mi dueño Zonino, te recompensará con un sólido" (moneda de oro)".

Collar de hierro de un esclavo romano con la advertencia de devolver el fugitivo a su amo Zonino, con una recompensa de una moneda de oro. Foto Tales From A Tour Guide

Los esclavos romanos que trataban de escapar solían ser marcados en la frente, con la letra F de fugitivus (fugitivo). Cerca de 36 collares han llegado hasta nuestros días.


Los romanos desarrollaron un tráfico de esclavos a escala masiva. Los generales victoriosos en las guerras que Roma condujo por todo el Mediterráneo hacían miles de prisioneros que vendían como esclavos en subastas públicas, a empresarios esclavistas. Éstos llevaban contingentes de esclavos a Roma y otras ciudades, donde los compraban los ciudadanos, no sólo los ricos. Se calcula que al final de la República los esclavos constituían un tercio de la población.

En el derecho romano de la República, los esclavos tenían la misma consideración que los animales de labor: eran propiedad absoluta de su dueño, que podía venderlos, castigarlos e incluso matarlos sin rendir cuentas a nadie. Los esclavos no podían tener propiedad ni formar una familia legal, aunque se permitía la cohabitación bajo el nombre de contubernio. Los niños nacidos de estas uniones, llamados vernae, solían recibir mejor trato de sus dueños, que les adjudicaban tareas de confianza.

Mercado de esclavos en Roma” de Jean-Léon Gérôme (1884). Foto Wiki.
El dueño proveía a los esclavos de comida y vestido, ambos reducidos a la mínima expresión: una túnica cada año, y un abrigo y un par de sandalias de madera cada dos años. A cambio, les podía infligir todo tipo de castigos. Las villas tenían una prisión, el ergastulum, donde se mantenía encadenados a los esclavos indisciplinados y se les obligaba a trabajar. Si alguno agredía al amo y escapaba, eran castigados sus compañeros. En una ocasión fueron ejecutados 400, con la excusa de que no habían socorrido a un propietario a quien había asesinado uno de sus esclavos.

Dos esclavos sirven vino a sus amos, mosaico romano del siglo II d,C. de Dougga, Túnez. Foto wiki.

Los esclavos domésticos, comparados con los que trabajaban en el campo, tenían una vida más llevadera. Los ricachones romanos podían tener decenas de ellos, cada uno dedicado a una sola tarea a sus servicio o al de su esposa o hijos: maquilladores, peluqueras, nodrizas, pedagogos, portadores de litera, músicos, lectores... Aún así, consta que a veces a los porteros (ostiarii) se les encadenaba a la puerta como si fueran perros guardianes.

Cuando algún esclavo se escapaba, su dueño ponía todos los medios para recuperar su "propiedad". Contrataba a cazadores de esclavos profesionales y ponía anuncios con la descripción del huido. Si éste era capturado, lo azotaban hasta casi morir y lo condenaban al trabajo en las canteras.

Vía: RedditTales From A Tour GuideHistoria National Geographic - May 2010 (N°77)

Entradas relacionadas en Meridianos:
Daghe l'aiga a le corde! (¡Agua a las cuerdas!)