22 de abril de 2015

Zenosina: La sensación de que el paso del tiempo cada vez va más rápido



 Zenosina. 1. n. la sensación de que el paso del tiempo cada vez va más rápido. Vivir nuestras vidas sintiendo que cada año que pasa es más corto que el anterior.



Una portmanteau o composición lingüística formadas por las palabras:
Zeno, que deriva de Zenón de Elea filosofo griego que ideó una serie de paradojas. Como la paradoja de Aquiles y la tortuga donde se pregunta cómo Aquiles puede alcanzar a la tortuga si primero tiene que llevar a cabo una serie de pasos cada vez más reducidos + Mnemosina, la personificación de la memoria en la antigua mitología griega.

Definición creada para el Diccionario de Obscuras Tristezas, un compendio de palabras inventadas. Cada definición original pretende llenar un hueco en el lenguaje - para dar un nombre a las emociones que todos podríamos experimentar, pero que aún no tienen una palabra que lo defina.

Y es que la sensación de que la vida se está acelerando es un aspecto demostrado del proceso de envejecimiento. Los experimentos indican que nuestra habilidad para evaluar el paso del tiempo se altera con la edad.

Pero la forma en la que evaluamos el tiempo sigue siendo un misterio.

Nadie ha podido encontrar ningún área específica del cerebro dedicada a la percepción del tiempo. Tenemos un reloj biológico que regula nuestro ciclo de 24 horas de sueño y vigilia, pero sólo rige nuestros ritmos circadianos y no juega ningún papel en la estimación de los segundos, minutos o años que pasan.

Mientras tanto, los estudios en los que a niños con trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) les dan tareas de estimación de tiempo muestran que éste pasa muy lentamente para ellos. Eso respalda otros hallazgos que apuntan a que la percepción del tiempo está relacionada con el sistema de la dopamina en el cerebro. Así que para esos niños, quedarse sentados quietos durante cinco minutos puede parecerles una eternidad.

Dicho esto, la idea de que en la mediana edad se siente como si el tiempo se va más rápido parece ser un mito.

En realidad, depende de los plazos que se están considerando. En los estudios de la percepción del tiempo, los adultos de mediana edad cuentan que las horas y los días pasan en lo que parece una velocidad normal, y son los años los que pasan volando.

Hay un remedio. Si deseas que el fin de semana no pase tan rápido, no lo pases tumbado en el sofá y viendo la televisión: llénalo de nuevas experiencias.

Aunque debemos preguntarnos si realmente queremos ralentizar el tiempo. Si nos fijamos en las circunstancias en las que la evidencia nos dice que el tiempo parece pasar lentamente, estas incluyen tener una fiebre muy alta, sentirse rechazado y tener depresión.

Así que, por sorprendente o frustrante que pueda parecer, tal vez si la vida se te está pasando como un rayo es señal de que las cosas van bien.

Vía  BBC Mundo

Entradas relacionadas en Meridianos.
Kenopsia, lo misterioso de los lugares vacíos dejados atrás
Onism, la frustración de estar atrapado en un cuerpo que habita en un solo lugar a la vez

Preguntas a las que nadie sabe responder


La primera de una nueva serie de TED-Ed en español diseñada para canalizar la curiosidad. Donde Chris Anderson, comisario de las charlas TED, comparte su obsesión por preguntas a las que nadie (todavía) sabe responder a través de interrogante peculiares que parecen no tener respuesta. Por ejemplo: ¿Cuántos universos hay? y ¿por qué no tenemos evidencias de vida extraterrestre?.

Entradas relacionadas en Meridianos:
Test para saber si eres un ser humano
Live curious, se curioso
"He producido tanto CO2 como un francés en un año, por ello tendré que matar a uno cuando llegue a casa"
¿Qué tiene de especial el cerebro humano?
Cuéntame tu obsesión
Focas comentando como esta cambiando el mundo
La  teoría del todo, una teoría del todo excepcionalmente simple

21 de abril de 2015

Misión resucitar al mamut lanudo

Gigantes a lomos de mamuts durante la Batalla del Castillo Negro más allá del Muro.



La posibilidad de resucitar al extinto mamut lanudo y no de manera virtual con gigantes como en Juego de Tronos, parece estar más cerca que nunca. Incluso los paleobiólogos más escépticos, creen ahora posible revivir a este elefante peludo siberiano mediante la clonación.

Mamut lanudo, replica del Museo Real de Victoria, en Columbia Británica (Canadá). 



Para ello se insertarán núcleos de las células de mamut, con su material genético, en óvulos de una elefanta asiática. Si todo transcurre según lo previsto, el primer mamut del siglo XXI podría nacer en un plazo de cinco o seis años, ya que se necesitan 600 días de periodo de gestación para la maduración del mamut.


Pero para otros científicos la recuperación de esta especie extinguida, que se anuncia cada año, es inviable por la degradación que se produce en el ADN celular. Un timo que cada año parece repetirse.


Y es que cada cada año hay una expedición rusa que encuentra tejidos de mamut con los que se podrían recuperar células del animal y, a continuación, se anuncia el ya manido programa para la clonación de la especie.

De momento la tecnología que tenemos hoy ni la calidad de los restos hallados permiten albergar la esperanza de clonar un mamut en un tiempo razonable. En unas décadas tal vez sea posible, y de todas las especies extinguidas el mamut lanudo será seguramente el primer candidato.

Vía 1, 2, 3, 4, 5 y 6

Entradas relacionadas en Meridianos:
¿A qué sabe la carne de elefante?
La Familia Sagrada a lomos de un dinosaurio
La "pata de elefante" de Chernóbil
Cuando los elefantes reinaban sobre la Tierra
El trono de cuerno de unicornio del Reino de Dinamarca
Una nueva especie en el zoo de Bristol
Cómo las flores cambiaron el mundo
HIC SVNT DRACONES, Aquí hay dragones
Un mini museo en tu escritorio

16 de abril de 2015

Guadaña Vs desbrozadora, el hombre contra la maquina

Foto Eric Lafforgue


Competición celebrada en la feria anual de siega (Scythe Festival and Green Fair) en Somerset, Inglaterra. Festival agrícola en el que se enfrentaron: Simon Damant seis veces campeón británico de siega con guadaña, contra otro segador profesional manejando una desbrozadora de tres dientes.


El hombre contra la maquina para ver quien corta antes la hierba. Carrera-espectáculo que se celebra todos los años en este condado británico eminentemente agrícola y cuyo resultado es siempre el mismouna y otra vez.

En este mismo festival también se pudo ver otra curiosa prueba entre un hombre y la maquina. Entre el campeón Simon Damant con su tradicional guadaña y una motosegadora manejada por Jim McVittae otro agricultor de la zona: 


El resultado por increíble que parezca y pese a la potencia de la maquina, es que la humilde herramienta, la guadaña de nuevo vence. El problema es que la franja de hierba a cortar era el doble del ancho que el de la motosegadora BCS. Sin embargo la guadaña de más fácil manejo siega mayor superficie. Y es que es posible llegar a segar al día de 30 a 35 áreas de hierba y hasta 50 de trigo y otros cereales, dependiendo de la habilidad del segador y siempre que las condiciones del terreno faciliten la tarea.

Aunque habría que ver si segando un prado entero, si el bravucón de Simon podría gana la apuesta a su vecino Jim.

Entrada dedicada a mi padre y a mi abuelo, duros y fuertes segadores.

Somos información

Vivimos en el mundo de la información y el conocimiento, pero, aunque manejamos cotidianamente móviles y ordenadores, no entendemos del todo lo que esto significa. La información es poder, la información es munición. La información lo es todo, en la guerra como en la paz, en la política como en la economía.

La información que tenemos, no es la que queremos. La información que queremos, no es la que necesitamos. La información que necesitamos, no está disponible. Foto Mark Deckers

Incluso hay quienes sostienen, como el etólogo, zoólogo y gran divulgador científico Richard Dawkins, que desde nuestros mismos genes somos pura información: es decir, palabras, instrucciones, datos. En gran parte somos información, ya que todo nuestro código genético, las instrucciones que nos hacen ser lo que somos caben en 1.5GB. Sin embargo, cada una de nuestras 40 mil millones de células tiene una copia de ese código, por lo que nuestro cuerpo almacena aproximadamente 60 ZettaBytes, mucho más de lo que la humanidad entera ha generado en forma de contenido digital en la historia.

Lo cierto es que nos ahogamos en información. Ahora mediante Twitter y Facebook estamos a punto de conseguir que cada momento de nuestra vida —de la de cada cual— pueda obtener su reflejo, su réplica "informativa". Como si cada una de nuestras acciones, pensamientos y sentimientos (casuales o impostados, verdaderos o fingidos) pudiera archivarse acrítica e inmediatamente en una gigantesca nube de información susceptible de ser universalmente compartida, como una especie de doble o calco virtual de nuestra realidad, de modo semejante a aquel monstruoso mapa borgiano que reproducía con total exactitud y a tamaño natural cada uno de los accidentes del imperio cartografiado.

Pero la riqueza de información  crea pobreza de atención, y la necesidad de asignar de manera eficiente esa atención entre la sobreabundancia de fuentes de información que podría consumir.

De modo que estamos cada vez más informados, pero no somos necesariamente más sabios. Confundimos información con conocimiento.



Vídeo y articulo inspirado en el libro divulgativo: La información: historia y realidad (ePub) de James Gleick. Ambicioso y apasionante proyecto que comienza contándonos una historia que ha cambiado la naturaleza de la conciencia humana, desde los tambores africanos o la invención de la ordenación alfabética de las palabras hasta los avances más recientes de la tecnología informática.


Entradas relacionadas en Meridianos:
Nuestro cerebro coliflor
Claude Shannon, el hombre que transformó la realidad en píxeles
El secreto de la felicidad está en tus pies
Esto es agua
¿Qué tienes en tú mente?
Lecciones de liderazgo, como comenzar un movimiento social
Siete ecuaciones que gobiernan el mundo
Bananas, sardinas y tiburones
El fraude de Facebook
Causa y efecto: los orígenes inesperados de hechos terribles
¿Dónde está Internet?
La choza donde surgió Internet
Una pizarra gigante con una enigmática ecuación en Nueva York