26 de enero de 2013

"Cómo tomar un castillo con un gato y una paloma"


Este singular título aparece en una de las bellas hojas del manuscrito alemán 'Feuer Buech' (El libro del fuego) del año 1548. Un tratado sobre municiones y artefactos explosivos, con muchas y maravillosas ilustraciones de los distintos dispositivos y sus usos.


El manuscrito puede ser examinado en su totalidad online en el sitio de la Biblioteca de la Universidad de Pennsylvania.


Y es que desde la antigüedad los animales han sido utilizados en la guerra como 'peligrosas armas'. Como  hizo Harald III de Noruega  que con la ayuda de unos pocos gorriones tomo una ciudad aparentemente inexpugnable.

Mas recientemente durante la Segunda Guerra Mundial el Ejercito Rojo utilizó perros antitanque. Perros adiestrados que con explosivos adosados a su cuerpo, buscaban comida bajo tanques y vehículos blindados alemanes tras haberles hecho pasar hambre. Cuando el pobre animal estaba debajo del tanque la carga detonaba destruyendo el vehículo enemigo.

Entradas relacionas en Meridianos:
El Codex Gigas o la Biblia del Diablo
Una entre mil millones
Las 600 mujeres soldado de la Guerra de Secesión
Brasileños en la Segunda Guerra Mundial
La navaja oculta de Ockham
Los Dientes de Waterloo
El manuscrito Voynich
Una mañana de trabajo
"Los gaseados" de John Singer Sargent
La asombrosa inteligencia de los cuervos
El viejo soldado y su tanque